Menu

banner-las-palmas-top

Fotos de la muda del lagarto de Gran Canaria

Su cuerpo aparece recubierto de escamas, pero no son escamas como las de los peces que al tacto están resbaladizas, las de los lacértidos se forman a partir de la epidermis, o sea de la capa más externa de la piel, mientras que las de los peces se originan de la dermis, capa más profunda que la anterior. Las escamas de nuestros animales en cuestión proporcionan aislamiento e impermeabilización a estos seres cuyos ciclos biológicos se rigen por las condiciones climáticas reinantes y su actividad diaria está sometida a la humedad y/o temperatura existentes. Su piel muda periódicamente renovándose así la capa de escamas, ésta se desprende en pequeños trozos de aspecto transparente en los que se puede apreciar el reticulado de las escamas, estos jirones de piel se podrán encontrar en las proximidades de sus refugios o áreas de campeo, siempre y cuando seamos observadores muy meticulosos y con un poco de suerte a nuestro favor. En cuanto a su anatomía interna, poseen un esqueleto en el que destaca su alargada columna vertebral, diferenciada en las siguientes partes: —Cervical (o del cuello). —Dorsal (o del tronco). —Sacra (o de la pelvis). —Caudal (o de la cola). A lo anterior hay que añadir la posesión de unas extremidades anteriores y posteriores bien desarrolladas que terminan en cinco dedos que se prolongan en largas y finas uñas. Todas estas características anatómicas les proporcionan una formidable agilidad en sus movimientos y una gran adaptación a la carrera.
Fotografías :www.elcoleccionistadeinstantes.com/

Leer más ...